OCHO ACCIONES DIARIAS PARA CUIDAR EL PLANETA

Hemos preparado una lista con 8 acciones para cuidar el medio ambiente. Son tareas sencillas que puedes hacer desde ya y que representan un aporte enorme para revertir el calentamiento global. Ponlas en práctica y ¡únete a la lucha para cuidar el planeta, no hay plan B!

1. Ahorra agua

Ahorrar agua es una de las mejores acciones para el cuidado del ambiente. Y es que menos del 3 % del agua que hay en el planeta Tierra es apta para el consumo humano. Es decir, si no la cuidamos, tendremos que decirle adiós a este líquido vital.

Dúchate, no tomes baños. Una ducha de, máximo, 10 minutos significa ahorrar, al menos, 400 litros en un hogar de 4 habitantes.

Cierra el grifo y lávate los dientes con un vaso de agua. Así, puedes salvar hasta 30 litros, que es lo que derrocha una persona cada día.

Usa la lavadora siempre llena. Salvo en la función de media carga, este electrodoméstico gasta la misma cantidad de agua con mucha o poca ropa.

Riega tus plantas de noche. Durante el día, los rayos solares evaporan el agua que empleas para regarlas.

Utiliza atomizadores. Al colocarlos en los grifos, se mezcla el agua con el aire para obtener un mayor chorro con menor cantidad de líquido.

No uses el inodoro como papelera. Cada vez que lo usas como cubo de basura, este gasta más agua de la caja y, además, hay riesgo de tapar la tubería.

2. Reutiliza el plástico

Otra medida para el cuidado del medio ambiente que debemos poner en práctica, y de inmediato, es la reutilización de todos los utensilios de plástico. Bueno, lo realmente recomendable es evitar comprarlos siempre que sea posible.

Evita comprar agua o líquidos embotellados.

Deja de consumir pajitas. Estos objetos son prescindibles en la mayoría de los casos. Además, tardan hasta 500 años en degradarse.

Opta por cubiertos de madera, bambú o acero. Son la mejor alternativa a los de plástico que, generalmente, se usan, se tiran y contaminan.

Lleva tu propio vaso reutilizable a las cafeterías. Puede que incluso ahorres dinero pues algunos establecimientos ofrecen un descuento si llevas tu propia taza.

Evita el uso de la película de plástico. Mejor, utiliza papel de aluminio, que es reciclable. Otra alternativa son las bolsas ecológicas de algodón para envolver la comida.

Cambia los recipientes de plástico. Aunque son de más de un uso, la opción más ecológica para transportar tu comida son los recipientes de cristal o de acero inoxidable.

3. Camina en trayectos cortos

Caminar, además de ser un buen hábito para la salud, es una de las acciones para cuidar el medio ambiente. Al no usar tu automóvil o, incluso, el transporte público, contribuyes a disminuir las emisiones de dióxido de carbono.

Encima, según los estudios médicos, caminar al menos 40 minutos al día o una distancia de 7 kilómetros te ayuda a mejorar tu condición física.

4. Compra bombillas de bajo consumo

Otra acción para el cuidado del medio ambiente es el ahorro de energía. Con esta medida, se disminuye el uso de combustibles para generar electricidad (petróleo y carbón), que son muy nocivos y los principales emisores de gases de efecto invernadero.

Comprar bombillas de bajo consumo es una de las acciones para cuidar el medio ambiente. Los focos incandescentes consumen hasta un 80 % más de energía y su luminosidad es más brillante, pudiendo dañar tu vista.

5. Evita el consumo masivo

Una de las acciones para cuidar el medio ambiente es desarrollar hábitos de consumo responsable. Adopta una actitud más crítica respecto a la publicidad y no compres todo lo que ves. Recuerda que los artículos tienen más de una vida útil y pueden ser usados por varias personas.

6. Apaga y desconecta los electrodomésticos

No es suficiente con apagar los aparatos eléctricos, si siguen enchufados o en modo “stand-by” siguen consumiendo energía, hasta un 10%. En la oficina o en casa, que todos los electrodomésticos estén apagados y desconectados totalmente es una buena forma de ahorrar recursos y dinero en la factura eléctrica.

7. Consume productos de proximidad

Consumir productos elaborados localmente y de temporada es la opción más sostenible, ya que reduce la huella del carbono, en el transporte y envasado.

Consume fresco, ecológico y de temporada y elige productos con embalaje ecológico.

Además, escoger ecológico y local estamos favoreciendo los negocios que colaboran para cuidar el medio ambiente.

8. Busca puntos limpios

Existen contenedores y recintos especiales, llamados puntos limpios, para recoger muebles, pilas y residuos peligrosos como medicamentos, radiografías, aerosoles, cables, baterías de teléfonos móviles… Además, hay puntos limpios destinados a dejar equipos electrónicos, electrodomésticos y aparatos eléctricos, así como contenedores para fluorescentes, aceites minerales y de cocina o termómetros.

Por otro lado, muchas ONG y marcas de ropa disponen de contenedores y programas de aprovechamiento de ropa y calzado para darles un nuevo uso en manos de personas que lo necesiten o convertirlos en residuos para evitar que se reciclen de manera deficiente en casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.